martes, 19 de agosto de 2008

Palabras con autoridad

Gracias Roberto Perfumo por estas palabras
Es así como vos lo describís
Totalmente de acuerdo
Daniel H. Spagnolo
...........................................
RACING YA DESCENDIOSIN CLUB NO HAY EQUIPO (Fuente Diario Ole - 20-8-2008)
En lo institucional no hay peor decadencia que perder el alma y la identidad.
Recuperarlas volviendo a las fuentes será el inicio de la salvación.
ROBERTO PERFUMO
La Academia perdió lo esencial.
Quien vende su alma, sea una persona o una institución, no tiene más remedio que ir a parar 20 metros más abajo que la quilla del Titanic.
Su carencia de alma convierte en indescriptible su presente y su reciente pasado.
Hinchas que van a probarse, un gordo impresentable que dice parecerse a Funes.
Y, entusiasmados con el piso del Cilindro -con más arena que Copacabana por no poder comprar semillas de invierno-, jugadores de fútbol playa dispuestos a firmar contrato.
Si hoy viera esto don César Mattiussi (el canchero papá de Tita, que hace 40 años cuidaba el mejor piso del país), sentiría lástima y vergüenza.
La primera gerenciadora que llegó le comió el cuerpo a Racing, lo descarnó. La segunda lo evisceró.
Y ahora les toca a los huesos.
Porque el alma fue la última venta.S
e ve con la llegada y la salida de jugadores: un grupo de despiadados ladronzuelos se mandó sobre el esqueleto.
Voraces que no pararán hasta que no quede nada.
"Yo los salvo, les traigo jugadores pero pongo al técnico", dirán seguramente.
Y aclaro: no estoy en contra de ningún inversor, sino de quienes los aceptan.
El inversor sólo es hincha de su guita.
Arriesga pero no quiere perder.
¿De dónde salieron estos personajes que juegan fácil a la ruleta porque siempre pierden los clubes?
Respuesta cantada: como los barras, son inventos de la dirigencia.
Este país todavía es una papa para los pillos que se enriquecen caminando por afuera de las entidades.
Pero cuando al fin se van, de la supuesta institución no queda nada.
Por la calle me preguntan "cómo se arregla Racing"...
En primer lugar, no hay que echarles la culpa ni a Llop ni a los pibes que dan la cara en la cancha.
Ya descendió, así que hay que mirar para adelante.
Llamar a elecciones, y que los ganadores registren toda su gestión en Internet; hasta los gastos en papel higiénico.
Que el hincha sepa todo.
Que haya un organismo de control independiente que no deje títere con cabeza en caso de afano.
Seguir los pasos, entre otros, de Tigre, Estudiantes, Vélez.
Y de Lanús, que futbolísticamente bajó a la C pero al que su seria institucionalización le permitió armar equipos de su propia casa, volver a la Primera y además ser campeón.
Es así, si no hay club no hay equipo, ni Inferiores ni jugadores propios.
Y así es como se cae en manos de los buitres y a la corta o a la larga se termina vendiendo el alma.
Y ése el peor descenso...
Yo me crié en un Racing con problemas.
Pero entonces era un club.
Hoy ya superó todos los límites la falta de respeto al hincha.Por eso ya descendió.
Pero si se recupera el alma, lo demás viene solo