lunes, 22 de diciembre de 2008

Esperanza . . . 21 Dic 08 ¿ . . . ?

Por Diego Morini De la Redacción de LA NACION (22-12-08)
Una nueva oportunidad aparece en el camino de la Academia.
Después de 11 años de angustias y frustraciones, el club de Avellaneda comenzó ayer un nuevo ciclo.
Dejó atrás un pasado marcado por un proceso de quiebra y una administración a cargo de una empresa gerenciadora.
Los socios de Racing asistieron a la cita más importante y allí decidieron quién debía ser el conductor del club por los próximos tres años.
Y la figura de Rodolfo Molina se erigió por encima de la de los otros cuatro candidatos.
Pero el ganador encabezó la agrupación que quizá, desde su denominación, sintetizó el sentimiento de los más de 1000 fanáticos que se acercaron hasta la sede de la avenida Mitre, en Avellaneda:
Racing Vuelve.
Fue una jornada larga y cargada de tensión. Pero toda esa contractura desapareció cuando, a las 18.48, Molina se asomó por una de las puertas de la sede del club y con un pulgar en alto lanzó la palabra que esperaban sus seguidores:
"Gané"
Allí estallaron los cánticos que lo confirmaban como presidente:
"Ya se acerca Nochebuena, ya se acerca Navidad, con Molina presidente, el pasado nunca más". A partir de ese momento, los 5099 socios que se acercaron a votar, sobre un total de 5857 reempadronados, comenzaron a entender que el nuevo presidente tenía nombre y apellido: Rodolfo Molina.
A esa altura todo era festejo; incluso otras tres agrupaciones: la gente de la 25 de Marzo, de Salvador Azerrad; Ganar, de Miguel D`Aquila, y Sarcac, de Hugo Recchia se mantuvieron en el lugar, gritaron por Racing e inmediatamente comenzaron a circular las versiones de que muchas de ellas tendrían participación en la nueva conducción.
No fue así con los hinchas vinculados con Daniel Lalín. Es que el ex presidente de Racing fue el hombre más insultado de la tarde. Incluso se supo que no se acercó a votar, ya que había fuertes versiones que indicaban que los hinchas que estaban en la sede de la avenida Mitre podían agredirlo.
"Hay que saltar, hay que saltar, Blanquiceleste no existe más", fue otro de los himnos para los simpatizantes de la Academia, muchos integrantes de la nueva y vieja Guardia Imperial, que se acercaron hasta el lugar de la votación. Incluso en medio de los cánticos estaba el cura Juan Gabriel Arias, un hombre muy importante para los hinchas de la Academia y que integra la lista de Molina. De tanto en tanto reinaba el silencio, porque desde el interior de la sede llegaban las cifras de cómo iba el recuento de los votos.
La explosión llegó cerca de las 20.20, después de casi dos horas de recuentos de votos, cuando Molina apareció por la puerta principal de la sede del club con una sonrisa que marcaba la emoción del flamante presidente de Racing. Pero no tuvo mucho tiempo para los saludos, porque inmediatamente fue capturado por los hinchas, que lo llevaron en andas por la avenida Mitre. Después llegó el momento de los abrazos y allí estaba Clarisa, su mujer, que también se sumó a los festejos.
"Es un honor ser presidente de Racing. Con mucho orgullo asumo este cargo. La verdad es que ésta fue una elección impecable. Llegó la hora de que toda la gente buena de Racing se junte, las puertas estarán abiertas para todos los que aporten ideas", fueron las palabras que se escucharon del flamante titular de la Academia.
Después apareció en escena el interventor Héctor García Cuerva desde mañana dejará de participar de la vida activa de Racing, para comunicar oficialmente las cifras finales de la elección: Molina, 2288 votos; D?Aquila, 1358; Recchia, 750; Lalín, 558, y Azerrad, 138.
Cuando se acabó la euforia comenzó el tiempo de poner las cosas en su lugar: se elaboraron las actas para el traspaso del mando, donde se establece que cesa la actuación del órgano fiduciario y toma las riendas la nueva conducción.
Comenzó una nueva etapa para la vida de la Academia y en las manos de Rodolfo Molina quedará una exigente misión: reconstruir Racing Club.

No hay comentarios: